miércoles, 14 de octubre de 2009

Area de descanso, que no todo va a ser deporte.

Pasaba por allí…

…y no me pude aguantar.

La semana pasada fueron las fiestas patronales del pueblo donde vivo.
El dia en cuestión, día veraniego, pasamos de casualidad por todo el centro de la feria de mediodía, recordé en ese momento los consejos de recuperación del Titán, y no hizo falta mucho más para que me quedara un poco por allí.

Lo cierto es que en estos casos es difícil pasarlo mal, por poco que te muevas, como conoces a casi todo el mundo, pues te tiras el día parándote con quien te agrada y esquivando a quien no quieres ni oler. Por ahora, por suerte, esquivo poco y paro mucho, lo cual, aún no estando mal del todo, no es lo mejor…en fin, el tiempo y nosotros…todos cambiamos.

La excepción, por suerte para mí, vino en la última parada, donde Diego (que también pasaba por allí...) y yo, coincidimos.


Os aseguro, y no es por defenderle, en éste caso la imagen no hace justicia, vamos, que no vale más que mil palabras. Hay que hacerse cargo, eran fiestas…con calor…mediodía…que no hay agua….que solo hay cerveza y rebujito…

Aparte de lo bueno del encuentro con uno de los dos “hermanos Dalton” con los que crecí, lo mejor fue ver que lo mejor de cada uno sigue intacto y que algunas formas de ver la vida, esa del día a día…vamos, la que, por lo menos a mí, más me cuesta “torear”, Diego la sigue tratando de tú a tú, sin pararse demasiado a pensar (que a veces es lo más sano).

P.D: te advertí que la foto dañaría mucho tu imagen pública...te lo advertí.

Repito una y otra vez, que si somos capaces de observar y escuchar con atención, todos los días se puede aprender algo, y el otro día, a pesar del rebujito, tomé buena nota de dos buenos consejos del "hijo de Ginés el Rasmao":

1ª Nada más verme: “AAACHOOO¡¡¡, come algo que te estás quedando ensequecío…¡¡¡” pues ále, dicho y hecho, a comer dulces.

2ª ... y tres cervezas después: “Ramón, no te comas la cabeza con la gente, no guardes rencor y vive, que mañana todos estaremos en el mismo sitio; sal a la calle, anda, sé tú y no los esquives, que lo hagan ellos, que tarde o temprano se pararán, te hablarán y te dirán eso de que... pasaban por allí".

Pues sí, así es, así son las cosas, a ver si me aplico el cuento y consigo hacerte caso Diego.

8 comentarios:

Nieves dijo...

jajaja eso es bueno... dulces a cascaporros!!... la post temporada es que es lo mejor de la temporada :)

Lay dijo...

Buena hidratacion, si señor y bien vas a recuperar las fuerzas post-Titan, lo mejor es no tener que esquivar a nadie, eso lo hacemos los que nos gusta esto por hobby, saludos y a comer dulcecitos, jajajajaja.

Anónimo dijo...

Estuve toda la mañana por ahí, por mi querido Puerto (que vi al alto de los Dalton varias veces), pero a la hora de la verdad regresé a lo que está siendo (no sé si provisional o definitivamente) mi ciudad adoptiva. Luego, por la tarde, me llamó un pesao al que mandé a la porra porque yo tenía un planazo: permanecer junto a mi señora en actitud solícita ante su supuesta gripe A (que luego ni fue tal). ¡Pues no me lo pasé yo bien ni na!
Así que ahora me alegro de que os aburriéseis asi de esa manera.
Respecto a la foto del par, en relación a matices meramente físicos, ... mejor me callo. En relación a matices y connotaciones emocionales... no tengo palabras.

ramón dijo...

Lo cierto es que tampoco es que me gusten mucho los dulces....jjajaj (si pudiera los comía hasta dormío..), pero sí, lo que dices es cierto Nieves, esto es como el chiste de cuando le preguntan a uno cuando siente más placer y responde que dándose con un martillo en los huev... y vuelve a preguntar que ahí, en que momento se puede sentir ese placer? y responde: cuando fallo tio, cuando fallo. Pues igual, lo mejor del deporte: el descanso...jajaja

En tres días, si la salud me deja en paz de una vez, estamos otra vez liados, a ver que pasa Lay.

Anónimo de mi vida y mi corazón, que el que no tiene perdón soy yo por no preguntar por tu amollll, veo que todo bien y me alegro. No recuerdo que me mandaras a la porra ni nada de eso, te noté serio, preocupado, cabizbajo, apesadumbrado, con voz de camionero borracho, lentico y suavico a la vez en tus palabras, algo atolondrao, pero no le dí mayor importancia, era lo normal..jajajj
La cosa no estuvo mal, aunque tampoco fue extensa, íbamos de aqui para allá como las abejas en primavera...de flor en flor, pero reconozco que el rato con Diegón, casi se me queda corto.
Como imaginarás, la conversación era rápida y variada, variada y rápida, y tú, sin saberlo, estuviste por allí rondando de vez en cuando, en ése lenguaje que al final nadie entiende nunca más que nosotros, y en el otro, en el de los Dalton, que tampoco muchos pillan. Se te mencionó como si estuvieras, y eso, a mí,por lo menos, me parece una mierda (con perdón), porque lo que queríamos era que estuvieras. Las razones de vuestra ausencia son válidas, no te preocupes, tan válidas como las cervezas que tocará tomarse con vosotros en breve.
Se te echó de menos hermano Dalton.

Pedro Mª - pmcampoy@gmail.es dijo...

Nene descansa fisica y mentalmente¡¡ Yo tambien vi a Diego en las fiestas (pero con el traje de faena esperando a que nos fueramos de mitad de la calle para que pasaran los barrenderos) y la verdad es que lo vi bastante grande...

Anónimo dijo...

Veamos, hace tiempo que le tengo ganas a este blog; es más, hace unos días vi al creador del mismo en una imagen en la que aparecía un tanto rayado, junto a un par que no parecían estarlo menos, y casi no me pude contener, pero lo hice, me contuve porque el contenido de mis palabras no me pareció adecuado. Pero al ver que también son humanos y que sus métodos de recuperación son los que yo también emplearía, no me queda más remedio que emplazar al caballero y su dama a tomar una Paulaner, tras la Paulaner una Guiness, tras la Guiness una Judas, ... y así hata que algún valiente se atreva a quitarle la pelota a ese tío.

la dama dijo...

Que ganas tengo, por favorrrr!!!

ramón dijo...

toma, y yo¡¡¡