jueves, 27 de mayo de 2010

IRONMAN LANZAROTE (I).

¿Ya han pasado los 5 minutos?

Hace dos días que dejé la isla bonita, he tardado más de la cuenta y más de lo normal en pasarme por aquí y contar algo. He vuelto y sigo sin estar cocinado del todo, me sigue faltando el hervor, quizás más que antes.

Suelo empezar a leer revistas y periódicos desde la última página hacia atrás, (rara costumbre, lo sé), y con la croniqueta de éste Ironman de Lanzarote haré algo parecido, contarlo así es algo que me pide el cuerpo... espero sepan perdornarme vuesas mercedes...


Malditos hermosos sueños.

A malas penas te puedes agachar para quitarte el chip del tobillo, acabas de cruzar meta y otro día eterno buscando y hasta rebuscando tus límites, parece haber terminado.

Cuando por fin lo desatas y entregas, lo pasan por el lector y al instante sale una hojita tan pequeña, que te parece imposible que allí se refleje en forma de números todo lo que has padecido desde las 7 de la mañana, … pero sí, todo eso cabe, y más.
Mi hoja decía que nadé el sábado los 3800 mts en 1h06’51’’, que los 180 kms de bici salieron en 5h28’11’’ y que la maratón la terminé en 3h25’22’’, más dos largas transiciones de 5’ cada una. Todo, para sumar las 10 horas y 10’ y pico finales con las que terminé mi 6º Ironman de Lanzarote.

También, aparte de tiempos de paso por diferentes kms, decía la “tan ilustrada” hoja, que había terminado en el puesto 73º de los más de 1400 que tomamos la salida y el puesto 13º de mi grupo…

Absolutamente todos los datos reflejaban una mejora evidente respecto al mejor de los cinco años anteriores, pero ese 13º que por un lado me llenó muchísimo (éramos 301 en mi grupo), me daba a mí… que no me traería más que quebraderos de cabeza…y efectivamente, el Ironman 2010 aún no había terminado.

Se otorgaban 9 plazas para acudir al Camp. del Mundo en Hawaii, y aunque pensé que cuatro eran demasiados “reniegos de Hawaii”, si es cierto que la posibilidad estaba abierta.

Dormí bien, recuperé pronto y quitando las lógicas inflamaciones de rodillas y tobillos del día después, no me encontraba mal del todo.
Mi compañero de viaje, pomponero, fotógrafo, y con unos hombros para llorar que nadie se puede imaginar, y yo, nos fuimos para el Club La Santa, sin más idea que esa de…"bueno, vamos a ir por si acaso…"

La cosa empezó bien, habían colgado unas listas en la pared, y aunque ya sabía lo mío, quise ver otros parciales, pero cual fue mi sorpresa, cuando al volver a ver mi nombre, constaba como en el puesto 12… “ ¡Vaya!, ya no son 4, ahora son 3 que no quieran ir, los que debo esperar”.

El director de carrera iba dando nombres y categorías, veías a gente gritar de alegría, gente casi acostumbrada a tal premio, y alguna que otra llorando de emoción… yo aún no pensaba en casi nada, bueno, un poco en Antonio que estaba a mi lado, más nervioso que yo, en mi mujer, en la familia, en todos los que leéis esto, en la gaditanalanzaroteña que siempre me ha apoyado desde que vuelo para la isla, en Alfonso, en... uf¡¡, demasiados...ya véis¡¡, no pensé mucho, solo esperaba, cada vez más nervioso.

Nombraban mi grupo, y cuando el tercero no apareció a recibir su pase, seguí respirando, cosa que dejé de hacer inmediatamente después, el cuarto tampoco estaba… entonces Antonio dijo: "..una nene, solo una más y te vas a Hawaii…no¡, -respondí-, todavía no..", cuando de pronto, no sé si el 6º o el 7º, no acudió a la llamada y me eché las manos a la cara.
Por primera vez en estos años, me ví dentro, me ví camino de Hawaii, y conmigo, en mi cabeza, a todos los que quiero.
Antonio, Jesús, Pilar…todos contentos y casi felicitándome… pero yo quería oir mi nombre, solo faltaba eso, oirlo de boca de Kennet Gasque…y de su boca nunca salió...

Terminó mi grupo y empezó el siguiente, y ninguno entendíamos nada…”¡joder, tan nervioso estoy que no se restar?! ¡ostias!, doce menos tres: nueve, nueve…no puede ser, se han equivocado¡”.

Reclamé, pregunté y efectivamente, se habían equivocado... pero poniéndome en esas listas malditas de la pared como el 12º; seguía siendo el 13º, se les había pasado poner al 2º.
Como se suele decir: mi gozo en un pozo, y supongo que todo el que me viera esa mañana, no vería más que la mayor cara de idiota que se le puede quedar a alguien… y como así fue…para qué negarlo.

He recapacitado sobre esa mañana de domingo y todo lo que pasó y he llegado a varias conclusiones, algunas muy evidentes:

-Por esta vez, esa plaza para Hawaii, no era para mí, ni siquiera quedé a un puesto de las que entregaban, sino a 4 y de rebote, de nuevo a uno, con la miel en los labios.

-El 12º de mi grupo, entró 9 minutos antes que yo, un mundo, algo imposible el sábado pasado, pues dí cuanto tenía y prácticamente no fallé en nada.

-Aún me pregunto por qué, ¿por qué cuando ya todo había terminado, las listas de la pared, donde mi nombre salía tras una ilusión certera en forma de puesto 12º, seguían allí?, sin rectificar, sin quitarlas al menos… ¿acaso no tuve bastante, acaso merecía más tortura?. ¿Porqué las mantuvieron mientras mi amigo y yo nos desesperábamos intentando oír mi nombre?... lo sé, aquello no tenía importancia, al fin y al cabo, solo soy uno más de esos más de 1400 chalaos...

Lo más importante. Durante años, he expresado mi respeto pero también incomprensión sobre la actitud de aquellos que buscan, anhelan, desean, y sueñan constantemente con esa posibilidad de ir a la meca del triatlón, no entendía ese sufrimiento mental y hasta desesperación cuando se planteaban su consecución.

No creo haber cambiado mi espíritu, ni mis prioridades respecto a éste deporte, pero reconozco o más bien, confieso, que ahora respeto más y entiendo perfectamente a esos deportistas.

Precisamente, el domingo alguno de ellos, en esos momentos estuvo cerca, cosa que no esperaba, y de verdad que agradezco su apoyo y comprensión.

En dos horas sufrí como pocas veces y me ilusioné de igual manera, y ése slot cojonero tuvo la culpa.
Entonces vino el pescaico frito, la cerveza y el paseo por Timanfaya… y todo el malestar desapareció, todo ese tener el alma en vilo.

Antes de terminar la entrada, y a la espera de la siguiente, no dejaré para entonces de expresar dos cosas muy importantes, la primera el agradecimiento a cada uno de los amigos, que veo o no, que escucho o no, pero que, al fin y al cabo, están, por el apoyo, los ánimos y la alegría que me transmiten, y la segunda, expresar toda la satisfacción que tengo desde el sábado, cuando tuve... el, hasta ahora, mejor ironman de mi vida. Toi feli.


No soñé la noche anterior, y me hicieron soñar durante la mañana, desperté por la tarde y tuve una extraña sensación, pensé en esos sueños y en mi determinación por volver a intentarlo...no hace ni una semana y ya estoy poniendo rumbo… malditos sueños … malditos hermosos sueños.

11 comentarios:

JOSE ANGEL dijo...

¡¡enhorabuena campeon!!,yo ya sabia de tu hazaña,pero esperaba impaciente tu cronica,yo siempre digo que cuando tenias pensado hacer algo y al final no llegas por lo que sea,es que no era el tuyo o no era para ti,son las cosas del destino,pero son asi,quizas dejas pasar este año porque al siguiente estaras mejor¿quien sabe?,pero seguro que alli hay una plaza para ti,y que tambien espera su momento.

Morath dijo...

¡Muchísimos ánimos Ramón!
Soy más bien de la opinión de José Ángel y si quedaste el 13º será por algo, quizá porque no te tocaba o correspondía aún eso de ir a Hawaii.

Está claro que no es justo que ¿el destino? (o lo que sea) jugara con la ilusión durante el rato que comentas viéndote "casi dentro" pero ¿acaso no sera esto un acicate más para la próxima?
Ahora ya no sólo le darás en las narices a esa bestia llamada Ironman, sino que también le darás a ese alguien / algo se dedicó a jugar con esas ilusiones momentáneamente.

Ya verás como llega esa vez en la que coges el maldito slot pero no por renuncia de otros, sino entrando a lo grande entre los elegidos, es sólo cosa de tiempo porque, afortunadamente, casi siempre, el tren vuelve a pasar por nuestra puerta.

En cuanto a los sueños, alguien escribió algo como...

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Y, bueno, no hace tanto tiempo, hubo un tal Walt Disney que decía que:
All your dreams can come true if you have the courage to pursue them.

Pues eso, los sueños van a seguir ahí y cuando se les persigue con tanto empeño, tarde o temprano tienen que desistir y acabar cayendo.
:-)

Un abrazo máquina!!!

Furacán dijo...

Que putada! no por la competición en sí que hiciste un carrerón sino porque te quedaste con la miel en los labios. de todas formas es para estar muy contento. Creo que tendrás tu oportunidad, seguro.

Un saludo.

Pepe del Sequé dijo...

Vaya dos IRONMAN que has hecho. El primero impresionante. Cuando ví tu tiempo estaban comiendo en casa Stani y Xarli y flipamos. El segundo ironman, el de la espera, el de los nervios, el de oir como te cae el alma a los pies, ese ha sido el que has ganado y el que más admiramos. Salir de ahí invicto, poderoso, feliz, con un hervor más en el alma, más sabia cada vez ha sido hermoso. Muy hermoso. Ojalá estas cosas las pudiéramos aprender sin tener que pasar por ellas, pero no podemos. La historia siempre necesitó de héroes para ejemplo y motivación de los que estamos en el camino y tu ejemplo me motiva, me hace creer que es posible y soñar en recibir también ese hervor que me falta (o que nos faltan porque no creo que hayas escarmentado jajaja)Mis felicitaciones por un brillante IRONMAN.

Joan Corre dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joan Corre dijo...

RAMÓN no te conozco personalmente, ni tampoco he realizado un IM, lo haré!
pero si entiendo y razono perfectamente lo que leo de un poeta del deporte, como tu.
RAMÓN levántate y sigue, se hace evidente que es tu camino.
honor y fuerza para el largo viaje, compañero muchos ánimos.
JOAN.

Antonio Luis L. Soler dijo...

Yo sólo puedo pedir perdón. Perdón por exacerbar tu ilusión, por echar más leña a un fuego que ya te quemaba en demasía en esos minutos en los que el corazón volvía a latir tan rápido como en el día anterior. Pero te conozco. Sé que estás satisfecho. Nada va a desmontar tu merecido orgullo por hacer el mejor IM de tu vida. Tu mente es tu peor rival; no dejes que te derrote. Hasta ahora no lo ha hecho.

Macu dijo...

Ramón, amiguico, sea como fuere enhorabuena por ese puesto número 13, he conocido de primera mano los hechos, contados tal y como tú los narras y no daba crédito. Igual que no di crédito el domingo cuando el hombro postizo que llevaste a Lanzarote los resumió telefónicamente. Aún así no dejes de soñar porque si este año has sido el 13º, ¿por qué el año próximo o cualquier otro no vas a poder estar entre los "elegidos"? Sé a ciencia cierta que antes o después habrá una plaza para tí en Hawaii y seremos muchos los que continuaremos animándote a que la consigas.
Abrazaco (con permiso de la dama)

Cristobal Diaz Navarro. dijo...

ufffffffffff tio me has tenido toda la p..... entrada comido de los nervios hasta el final aggggggggggg te has quedado cerca ehhhhhhh, mira que te seguí por internet e ibas bien bien, a todo esto con la edad que tienes no te retiras? vas a seguir haciendo mas triatlones de estos? ajajjaja venga niño que esto lo que te tiene que hacer es darte un puntito mas de rabia y fuerza para en la próxima lograrlo y sin tener que esperar a los otros. Un abrazo.

PD: el día que yo cruce la meta de un larga y llegue tan contento y fresco como tu en la foto que venga dios y lo vea ajjajajaj.

ramón dijo...

Hola a todos, otra vez con la sensación de no saber que decir tras leeros, y mira que eso es raro en mí.

El único tema "malo" fue eso, el mal rato que pasamos, el resto realmente está bien como está, y yo de verdad que estoy muy satisfecho.

Antoñico, ése que pide perdón, el muy tonto, estuvo cerca siempre y me vió padecer la tortura en la que se convirtieron esos dos últimos kms, señal inequivoca de que ya no me quedaba ni un gramo de fuerza. Esto, que puede parecer algo malo, es lo mejor de todo, pues me indica que hice cuanto podía; asi que, no hay rencor ni hacia la prueba, ni hacia nada ni nadie.

Esas horas de "angustia" del domingo, no solo trajeron malas sensaciones, también hubo gestos y detalles que me llenaron mucho.

Siempre pensé en todos los que leéis, os conozca más o menos, pero reconozco, que tener a mi lado a la misma persona con la que con 12 o 13 años empecé a salir a "mocear" por el pueblo, es algo, que por mucho que escriba, no podré explicar nunca, ya vamos para los 40 y esto no cambia.

Vé y pídele perdón a otro amigo, que desde el sábado pasado, ya sabes a qué me dedico y ya ves que soy feliz.

Un abrazo muy grande a todos y cada uno de vosotros, ojala nos veamos pronto, en las carreras o en los bares como decía uno hace poco.

Ramón

Talin dijo...

Muy buen carrerón, y muy buenas líneas escritas. No se que más decir...
Un IronAbrazo