lunes, 26 de julio de 2010

EN UNA BURBUJA.


Concentrarse.
Nunca he negado que mi capacidad de concentración es más limitada de lo que me gustaría; es más, supongo que conmigo, el sambenito ése de que los hombres… más de dos cosas a la vez en la cabeza… como que no, pues igual hasta se cumple.

El caso es que no estoy siendo todo lo constante que debería con el blog, y digo debería, porque no solo me apetece, me gusta y me ayuda, sino que encima, no tengo el problema ése que le escucho decir a algunos de: “es que no tengo nada que decir”.

Hablar por hablar y no decir nada.
En mi caso, por decir, por hablar, por contar, no pararía, otra cosa es que el pierdetiempostocapelotas de turno, me tache de hablar mucho y no decir nada.

Le llamo pierdetiempos porque menuda tontería perder el tiempo, no ya en meterte a oler casa ajena, sino en dedicarle después un tiempo a criticar los olores que ha recibido tan exquisita nariz, y más, cuando soy el primero en reconocer que hablo mucho y que con menos, diría lo mismo, o sea, que por ahí, poco me las iba a tocar..., pero... ¡qué le vamos a hacer amigo!, si yo antes no hablaba casi, y mira por donde, un día me caí en un segundo y cuando varias semanas después volví a levantarme, me entraron unas ganas terribles de hablar y hablar, con más o menos sentido, con más o menos gracia, con más o menos razón… pero con muchas ganas de no dejarme nada o casi nada en el tintero, que mañana, igual no puedo. No esperes que me calle, amigo, pero ni debajo del agua.

A otra cosa.
Resulta que he estado en periodo de concentración… en cierto modo he estado haciendo mi campus de entrenamiento personal en Aguilas (pocos lugares mejores que éste para entrenarse), y hasta hace bien poco, el estado en el que quedaba gran parte del cuerpo, no daba para mucho.

Y ahora que lo pienso, si he estado de concentración y he hecho un campus de esos, entonces se puede decir que he estado en un Campus de Concentración… joder, qué mal suena eso…
El viaje, el sueño, la vuelta y el llanto.
El domingo compito en Alemania, en el Ironman de Regensburg. Todo lo que había que hacer, excepto lo que queda de semana, que no deja de ser importante, todo está hecho.

A mí me suele pasar, que cuando llegan los días previos al ironman, estos en los que entrenas poco, descansas y recuperas las fuerzas esas que tanta fatiga diaria no te dejaban ver, resulta que es cuando empiezo a darme cuenta de lo rápido que han pasado las semanas duras de preparación y las cosas que no he hecho y que seguro me faltarán el día de la prueba… ése fondo en bici algo más rápido, esos puertecicos que me ponen a punto, esa tirada larga en el mar sin neopreno, esa transición larga tirando a muy larga de carrera tras un buen rodaje en bici…

Pues ésta vez, no tengo para nada esa sensación, van a ser nueve semanas completas donde nada ha faltado… de lo propuesto, otra cosa es lo que el domingo me exija la prueba.

Como se suele decir, voy con los deberes más y mejor hechos que nunca, con buenas sensaciones en todo y con mucha seguridad en lo que soy o no soy capaz.
Por suerte, las batallas en las que tomo parte nunca son contra nadie más que contra mí mismo, son guerras sin más sangre ni lágrimas en juego que las mías.
Siempre consciente de hacer estas cosas por puro placer y por pura necesidad interior, siempre consciente de que no puedo pretender ser buen luchador, sino he preparado bien mis fuerzas, mis armas, mis recursos en definitiva.
Las locuras.
Las locuras son para los locos, pero una vez que decides competir más que participar, o arriesgas o nada de lo hecho tendrá sentido, y si tengo clara una cosa es que llegar a meta con la sensación de no haberlo dado todo, es algo que no me puedo permitir, la conciencia ya la tengo demasiado castigada como para darle más trabajo.

Me aplico el cuento desde hace años, casi tantos como llevo vividos, de que para conseguir subir una montaña, el primer paso es mirar a esa otra más alta que hay al lado mismo de la tuya.

Vivir cada día como si fuese el último, pensar que cada oportunidad que se te presenta puede ser la última, no son solo frases motivadoras que nos gusta leer, son realidades que al menos yo, hace unos años ya, más por suerte que por desgracia, tengo muy claras.

A punto de salir de la burbuja, al menos de esta…

5 comentarios:

JOSE ANGEL dijo...

Pues al que no le guste que no entre,pero no se te ocurra parar de escribir,hay como sabes a quien tus entradas y tus consejos se les transforman en gasolina,asi que ya sabes alegrate de ese dia que empezaste a soltar cosas que a algunos nos merece la pena leer.
Ya lo tienes encima y ¡¡¡esta vez si que siii¡¡¡¡¡ a hawai¡¡¡¡

Morath dijo...

Bien, bien, esto tiene buena pinta.

Como tú dices, llegas con los deberes bien hechos o, al menos, con la lección estudiada y preparada hasta donde has podido y querido.
Eso, sumado a ese puntito de seguridad en ti mismo que tienes (y que también da el saber que se va con las cosas bien hechas), tiene que ser un arma muy poderosa a sacar el día D para exprimir al cuerpo hasta donde se deje... y un poco más para que se calle.

Ánimo, que ya lo tienes ahí a tiro de piedra y ahora toca lo fácil: abrir la puerta para que los caballos salgan desbocados :-D

stani dijo...

Acho Ramón, a quien se le ocurre decir que hablas mucho?, "vamosnomejodas", de dónde se habrán sacado eso?, jejej. Aunque ahora que lo recuerdo yo mismo se lo dije al "jefe", y no me quitó la razón, jejeje.

Mucha suerte en Alemania y me dá a mí que en Octubre te voy a tener que desear también lo mismo...Dios me lea, porque escuchar seguro que te habrá escuchado mil veces allá dónde esté, jejeje.

Tonino dijo...

Mucha suerte para Alemania!!!
Seguro que lo consigues.
Un saludo.

ramón dijo...

Bueno, estoy a pocas horas ya de salir para zona germana, así que no quería hacerlo sin saludar al personal.

Una vez más, gracias por tantos ánimos y buenos deseos, aunque confieso que a veces esto me supera un poco, al fin y al cabo, ni nadie soy, ni a la guerra voy, sino a "divertirme".., aún así, de verdad que lo agradezco todo y lo llevaré presente.

J.Angel, ten cuidaoooo que la gasolina, a veces arde como la polvorilla...

Rodrigo, te acuerdas de cierta carrera en la que habia que ir supermegacoplado y al tio vestio de Champion System no se le ocurrió otra cosa que ir con bici normalica, casco normalico y demas...(ole sus huevátiles), pues llevo unas ganas muy parecidas a las de aquel día.... por supuesto, no hablo del mismo tipo de resultado, pero sí de ilusión...

Stani, macho eres la leche, me rio si o sí contigo.
Yo, la verdad, no hablo mucho con Dios, eso normalmente se hace para pedirle y pedirle, y a mí me dá no se qué pedirle na, que igual llega el día de necesidades de verdad y lo tengo ya cansinao... igual me manda a freir espárragos.

Tonino, vaya tela, me dejo el horno este de las carreteras y caminos de Aguilas para meterme en zona de tormenta, y lo digo sin broma, las previsiones son de agua y frio¡¡¡¿?¿?... pues na... me dejo el neopreno puesto al salir del agua y ya está... no te digo.

lo dicho, un abrazo a todos, y como decia uno por aquí hace un tiempo:
nos vemos en los bares la semana que viene.