jueves, 1 de julio de 2010

¿PARA QUÉ SIRVE QUEMAR GRASAS?

Como ya estoy casi terminando la quinta semana de mi particular cuenta atrás de cara al próximo Ironman, y tanto las dos anteriores como las dos que faltan el tema entrenamiento machaque es prioritario, comento uno de los aspectos que más nos suele afectar, preocupar diría yo, durante la preparación, el consumo de energía y el peso.
Para entendernos y sin abusar mucho de palabros raros ni demasiado científicos, intentaré comentar el tema sin más rodeos que los necesarios.
Habitualmente, al oir eso de quemar grasas, erróneamente lo asociamos al tema peso y a su pérdida, porque también, erróneamente se nos ha ido grabando en el cerebro eso de que las grasas son malas y hay que eliminarlas a toda costa.
Es cierto que quemar grasas, para un deportista de resistencia, es importante, por supuesto, pero el objetivo primero no debe ser el de perder peso, sino el de utilizarlas como energía.
Los depósitos de glucógeno, tanto el que almacenamos en el músculo a base de comer hidratos, como el que se encuentra como reserva "por si acaso hiciera falta.." en el hígado, tienen una duración media de dos horas durante el esfuerzo.
Pues bien, una vez pasadas esas dos horas, o mantenemos los niveles a base de ingestas continuas de hidratos de carbono, o empezamos a caer.
De todas formas, el cuerpo que es sabio, recurre a lo que más a mano tiene, en caso de no recibir esa aportación de energía rápida que dan los azúcares, y es utilizando las grasas.
Es verdad que la energía resultante de estas llega muy lentamente y como quien dice... con "cuentagotas", pero es, de lejos, la mejor para deportes de resistencia, pues, normalmente, tenemos buenas reservas y te asegura un buen aporte por cada gramo.
En algún sitio, leí, que de todos los deportistas de fondo estudiados, era Mark Allen, de lejos, el que mejor consumo tenía de grasa en esfuerzo, unas diez calorías por minuto, lo cual es una barbaridad, y sobre todo, algo a envidiar, porque imaginaros, si en vez de un depósito de combustible, llevárais los dos funcionando casi al unísono... la ventaja sería evidente.
¿Cómo se entrena el consumo de grasas? Pues trabajando mucho, pero que mucho, dentro de la franja aeróbica de vuestra capacidad, se calcula que aproximadamente unas 50 pulsaciones por debajo de vuestro pulso máximo, o para entendernos, ni mucho ni poco, ni fuerte ni flojo, vamos, que si llevo a un compañero a mi lado entrenando, hablamos pero no mucho...
Hay otra forma de obtener energía, que es obteniendo calorías procedentes de la proteina... pero esta no os la aconsejo, cuando esto sucede, suele ser ya, o porque las otras dos se han agotado o por el entreno continuado desatendiendo el fortalecimiento muscular.
Obtener energía de la proteina es sacarla del propio músculo.
En fin, no sé si se me ha entendido, pero... a grosso modo, esto es así... compadre.
Se puede decir mucho más sobre el tema, pero eso ya, en otros capítulos.

4 comentarios:

El Lay. dijo...

Como dicen por aquí, esooo eee así cabesaa...
Hay que y despasito pero no tampoco pasarse de despasio, jajajaja.
La grasa hay que tenerla pero con moderación.
Un saludo amigo.

Tonino dijo...

Muy buen Post!!! Este está muy bien, y creo que todo el mundo lo ha entendido.
un saludo.
P.D:Ya queda menos para la nueva locura,ejjejejeej.Un abrazo

ramón dijo...

Algo que no he incluido en la entrada, pero que creo queda entendido por obviedad, es que sin ser la razón principal la del uso de las grasas como combustible, inevitablemente si el trabajo se hace bien ése uso llevará a la pérdida de peso graso.
Lo que pasa es que ese, para mí es otro tema.

ramón dijo...

Vaya comentario más mal hecho, el anterior, como para entenderme...

He querido decir, que lo principal es usar las grasas como combustible, y ese uso, te lleva, trabajando bien a perder peso graso.

ahora sí... compadre.