jueves, 30 de junio de 2011

Motivos para seguir, aunque se llamen Ironman.


 Un IRONMAN en NIZA, y en 2011.

Acabo de terminar un ironman, una vez más.

Apenas hace unos minutos que he cruzado esa meta y un vacío físico que casi no me deja hablar, tampoco deja que exprese mi alegría. A veces, el cansancio es tal, que no deja que caigan las dos míseras lágrimas que tu corazón tenía preparadas para ése momento.

Me han visto mal durante la maratón, me han visto ir muy lento a la mitad y caminando al final, me han visto mala cara y lamentablemente para ellos, han pensado que no estoy contento.

El cansancio apenas me deja sonreír, y eso que sonreír… precisamente, es lo que más necesito ahora mismo.

Tres segundos de recuerdos.
He cerrado los ojos durante tres segundos exactos, y toda la cinta de mi película, de mí día esperado, se ha rebobinado a cámara rápida… empiezo a pensar, que tras tantos ironman, mi cabeza está fabricando un rincón dedicado a grabar imágenes de cada paso que doy, de cada momento sufrido, de cada jadeo o gota de sudor gastada.

He intentado levantar los brazos al cruzar meta, y el gesto, apenas habrá parecido más que un tímido saludo.

El abrazo de Jesús y Emilio, que me esperan, es lo primero bueno que siento en las últimas cuatro horas.

Por lo visto, ha hecho mucho calor durante la maratón, … pero yo, a veces tenía frío, un frío terrible que me erizaba el vello de la piel quemada.

Faltan 10 kms.

Durante la última vuelta, caminar ha sido mi tormento, y no tanto por el hecho de hacerlo, que para nada es una deshonra, sino porque yo… no me preparo para andar en un ironman.

He vuelto a pasar por una de las cabinas de aseos… creo que ya van cuatro veces… y cada una de ellas, ha empeorado mi estado físico y con él, mi moral.

Faltan 21 kms.

La tercera vuelta me ha dejado correr, muy lentamente. Sabiendo que la caida era ya irremediable. Sabiendo que no tendría ya, guinda mi pastel. Pero sabiendo también, que si me mantenía firme, el pastel, el gran pastel… ser finisher, me lo acabaría comiendo, una vez más… acaso la primera.

Mi mujer está, como siempre. Y como siempre, la sensación de soledad que todos tenemos ante el sufrimiento, se disipa con su presencia.

Jesús tiene a Carmen y a los críos animando y le deben llevar en volandas, porque cuando me animan a mí, parece que los males se me fuesen por unos segundos.

Faltan 30 kms.

Durante la segunda vuelta, he recibido el aviso de que esto no sería fácil. De que todo iba bien… hasta ahora, y a partir de aquí, el ironman decide… y no yo.

Ya he parado una vez en esas cabinas que veo al fondo… y tendré que volver a hacerlo… me pregunto si quedará papel…

Tras esa segunda parada “técnica”, entiendo al momento, que lo que buscaba yo hoy, el extra, sencillamente, no es para mí, y que otros lo van a merecer más.

Faltan 42 kms.

He salido a correr con ganas, con precaución, pero convencido de que puedo, de que estoy bien, de que he guardado en la bici y que 42 no son nada al lado de 101…

Un paseo por los Alpes mediterráneos.

Extraño ha sido el recorrido en bici. Lleno de subidas largas, cortas, tendidas y alguna que otra con su particular mala leche… y sin embargo, rápido… es lo que tiene, pues toda subida, lleva su bajada.

Increíblemente bello en su zona intermedia.

La tranquilidad que no tuve en otras pruebas, me ha dejado disfrutar por momentos del paisaje, y hasta me ha dado cierta rabia, no tener más tiempo para saborearlo… cita pendiente con Niza, desde luego.

Vuelvo a observar, por desgracia, lo mismo que en la natación… que aquí no cabe tanta gente.

Que una organización tenga los medios necesarios para montar unos boxes de medio kilómetro, o que tenga gorros de latex para más de dos mil quinientos participantes, no quiere decir que sea capaz de controlar semejante tren en marcha…

Demasiados grupos y demasiado numerosos, demasiado descarados y demasiada desidia por parte de los jueces… demasiada no, toda.

Por las notas que tome hace días, calculo que estoy empezando la parte más fácil del recorrido, la bajada… y lo tengo que calcular porque mi ya, descarada maldición con los cuentakilómetros se ha repetido como en todos y cada uno de los ironman que llevo hechos… se ha roto nada más salir y no tengo más referencias que mis resoplidos.

Los kilómetros se hacen cortos a veces, cuando algún paisano me adelanta y me saluda... David, Emilio...
Me noto bien, he comido, he bebido y nunca he forzado más de la cuenta… ha llegado mi momento, ahora me toca hablar a mí… pero en vez de hablar, grito… grito y maldigo mi suerte mientras aguanto el dolor que una maldita abeja de los Alpes me ha provocado en la barriga… ¡ay Dios mío… que soy alérgico!… que no me hinche!… que no me hinche!… le pido a quien quiera oirme….

Faltan 180 kms de "paseo".

Esta mañana, he salido bien en bici, con ganas, convencido y sin el más mínimo miedo a la distancia. El agua tampoco es que me haya ido genial, pero para el añico que llevo… no es consuelo sino mi “vaso medio lleno” lo que me hace aceptar con alegría ése tiempo.

Ya he salido del agua, voy corriendo hacia mi bolsa y todavía sigo recibiendo palos de otros participantes… esto es una locura, no cabemos.

Todavía en el agua y en la última boya, la guerra continua. Los puños, que son ametralladoras, no dejan de disparar ni un solo instante desde que dieron la salida… y yo, por lo visto, soy una apetecible y enorme diana…

Estoy en el cajón que hay junto a los profesionales antes de salir… porque me considero bueno… buenísimodelamuerte?, no. Porque estoy atontao… porque me he equivocado al situarme, ni más ni menos.

Jesús y yo estamos juntos en la salida y es emocionante esperar con un amigo de verdad, los minutos previos. Me dice que mejor así… que ya que le van a dar ostias, que mejor que se las dé un amigo… pues sí Jesús… menudo consuelo…

Empieza a amanecer. He preparado la bici y todo está en su sitio. Ruedas hinchadas, zapatillas, bidones y geles colocados… tengo la sensación de haber hecho ya este ritual por lo menos quince veces… estaré delirando?

Falta todo un día.
Pocas veces he desayunado tan bien y con tanta tranquilidad como hoy… hasta en esto las sensaciones son inmejorables.

La cena anoche, fue una mezcla divertida de ingesta de pizza y juegos varios con los críos de Jesús, y consigo evadirme por completo de cualquier presión pensando en mañana, si acaso la tenía.

Ayer nadamos por la mañana y hasta intuí que algo bueno me esperaba para hoy… tampoco me equivoqué demasiado....

Nadábamos Jesús y yo, codo con codo y mientras nadaba pensaba que ya había conseguido todo lo que deseo de cada ironman. El trabajo ya estaba hecho y yo satisfecho.

Me sentí feliz de mi suerte, de la compañía de un jovenzuelo como Jesús, ilusionado como pocos ante su aventura y sus sueños... que terminé haciendo míos.

Ayer, sábado por la mañana, y a un día de que me dieran la salida, ya todo había terminado. Lo que hoy aconteciera, fuese lo que fuese, sería poco más que una guinda, la guinda de ese pastel que de nuevo me he conseguido comer.

He vuelto.
He vuelto a abrir los ojos y me siento mareado, y es que… pensar todo esto en tres segundos… no es cosa cualquiera.

He vuelto a abrir los ojos, y sonrío por fin… hace unos minutos que apenas he levantado los brazos en meta… y siento que son los primeros minutos de otro camino a cualquier parte, de otro motivo para seguir.

14 comentarios:

Pablo Herrera dijo...

Felicidades Ramón! Leerte es muy motivante y emocionante.

Un abrazo... LEÓN.

Pablo Cabeza dijo...

Enhorabuena por tu nueva meta!

Me siento totalemtne identificado contigo. Yo en Niza también caminé y me parecío una carrera monstruosa, tremendamente masificada, y creeme, eso no me gustó. No cabiamos tantos en la carretera. Y no volveré allí, seguro, sobre todo porque el recuerdo que quiero que perviva es el de mi Niza 2000, cuando la prueba era distancia C, aquello era otra cosa...

Un abrazo y hasta pronto!

DAVID MÁRQUEZ (waltrapa) dijo...

Impresionante filosofía la que has compartido con nosotros. Me alegre de poder hablar contigo un rato en meta sobre esos bonitos recuerdos que nos depara el triatlón y de esos fabulosos proyectos. Mi carrera estuvo bien pienso, pero aun me queda un poquito para alcanzar ese sueno que el ano pasado experimentaste. Espero verte en SN o Titan. 1 abrazo desde cadiz

Morath dijo...

¡¡¡Pedazo crónica!!!
Me ha encantado... y no sé yo ni no tendrás que dejarte esto del triatlón para pasarte al mundo de la escritura :-D

Ánimo y don't worry, que ya sabes que cuanto más fuertes son los rivales con los que nos enfrentamos, más fuertes son los puñetazos que nos lanzan y cuando nos dan... uffff, pupita :-D

Paco Escalante dijo...

Enhorabuena por el ironman y por la crónica, y que aproveche ese pastel.

Un placer leer siempre estas líneas.

Furacán dijo...

Enhorabuena por todo!

ale dijo...

Enhorabuena Ramón¡¡¡¡ Fué un día muy duro para muchos de nosotros.
Me encanta eso de "estoy tan cansado que ni me salen las lágrimas"....

Soy ale, el que te saludo antes de entrar en boxes con la camiseta del Titán.

Te sigo leyendo

Julio dijo...

Como se dice por aquí en Andalucia: "Ere un makina"

ramón dijo...

Pablo H, gracias. He llevado nuevos compañeros de aventura como Jordi Solé y su confianza, y eso, en parte es gracias a conocernos un poco tu y yo. Gracias otra vez.

Pablo, qué te voy a decir que no sepas ya de casi cualquier cosa que yo hable y tenga que ver con esto.
Es un ironman precioso (si exceptuamos tantas vueltas por el Promenade, corriendo), pero el agua de la Costa Azul, los parajes que recorres sobre la bici... es muy muy bonito... menos que Embrun, pero con sus particularidades... la pena es que la franquicia se lo cargue de esa manera. Hay soluciones para que la salida de la natación no sea así, hay soluciones para que no se formen grupos y desde luego las hay para poner más de 3¡¡¡¡ cabinas de aseos en todo el recorrido... y además las tres en el mismo lugar... seguro que hay soluciones, pero todas pasan por una esencial, y es meter "en el bote salvavidas" tanta gente como el bote permita, porque si metes más, se hunde y no se salva nadie.
Un abrazo y sí... ya tengo ganas de saludarte ya.

David, gracias a tí por esos minutos después del ironman, si no me hubieses "obligado" a hablar y pasar así el mal rato, lo habría pasado mal de verdad.
Un placer conocerte y a ver si hay suerte y nos vemos. Que te vaya muy bien.

Rodrigo¡¡¡ hombre, cuanto tiempo... como ya no te doy la vara preguntandote por zapas y más zapas...jajaj...

pues sí, a escribir me voy a tener que dedicar, porque en lo otro... me hago viejo y me entran las cagaleras de la muerte....:-)))

Un abrazo mákina.

Gracias Paco y gracias Furacán, como siempre. De verdad que alegra... alegrar un poco...:-)

Ale, si, me acuerdo de tí perfectamente. Antes de pararte, pasaste un momento y me quedé mirando la camiseta, me dió un poco reparo pararte yo pues ibas a la fila, menos mal que a tí no. Gracias por el saludo tanto allí como aquí.

Tú sí que ereh un makinon Julio... venga que tienes el tuyo a una semana. Disfruta hasta el último segundo.

Emilio dijo...

Gracias otra vez krak, por hacernos sentir un Ironman a los que aun lo soñamos. Me alegra mucho, mucho, ver que el pastel ya estaba comido antes de empezarlo, ese mentalidad es la que te hace mas grande, y enhorabuena Ironman.

Tonino dijo...

Enhorabuena Ramón!!! Otro más a la saca; si señor. Me alegro!! Te mande un sms el Sabado, espero que te llegara:
Un saludo.
Eres grande!!!

Ferran dijo...

Enhorabuena Ramon!
Creo que en mis primeros comentarios me dijiste que "no importa la meta, sino el recorrido hecho hasta alcanzarla"... así que tu recorrido lo has hecho perfectamente, con tus problemas, y has acabado con un TIEMPAZO (a mi parecer) aunque para ti no sea de los mejores... sólo queda pensar qué hubiese acontecido si hubieses estado en plenitud de facultades... :)
Me reitero, mi más sincera enhorabuena! Disfruta del momento y comienza a pensar cual es el siguiente... cuál será'??? :)
A mi me quedan 7 días para mi primero en Zurich... tengo ganas, la verdad... a ver qué pasa! :)

Un abrazo fuerte dsd Suiza! Si te pasas por aquí, avisa!

F

ramón dijo...

Emilio, a veces, me esfuerzo más en mantener firme la idea de esa metáfora de la tarta, que cuando entreno. La verdad es que no me cuesta, y esa creo yo que es un poco mi suerte, tener ganado mucho hace que tengas poco que perder, por mal que se de la prueba... menuda chorrada acabo de decir... y cuanta verdad tiene..:-D

Un abrazo y sigue con el ánimo en alto, que ya queda menos.

Tonino, gracias por todo y no, no tengo ningún mail tuyo. He estado unos dias fuera, pero no he visto nada. Ya me dirás. Saludos.

Ferran, te agradezco todo y te aclaro mucho, mira... el tiempo final, que no menciono pero que se ve, esas 10h42', me saben a mucho.. es la 4ª vez que bajo de 11, creo, o sea que la cosa no está mal :-)).
Que esperaba más?, que me habría gustado mejor marca?, por supuesto, pero mira Ferran, las marcas no son nada definitivo, las marcas no te dan absolutamente nada (salvo continuidad si eres profesional). He visto gente sacarme una hora en un ironman y darse cabezazos de desencanto... porque esperaban más... las marcas no son más que consecuencias, consecuencias de mil factores que se unen o no, y que dan como resultado este o aquel número.

La marca es muy buena, para mí y para mi nivel, no debo pedir más. No hay pregunta que hacerse de qué habría pasado sin tener los problemas que tuve... porque eso ya nunca se sabrá y porque Ferran... ya lo verás: siempre se tienen problemas, y en cada ironman son distintos, y lo que es más importante... todo el mundo tiene los suyos... tendrías que valorar entonces si los tuyos han sido más o menos que los del resto.

En fin, no hay más cuentas que hacer. Los problemas son parte del juego y por lo tanto de la carrera. son una parte más de esta. No sé si alguna vez me pasará o alguna vez lo he hecho y no me acuerdo, pero si te digo, que los calambres, diarreas, deshidrataciones, insolaciones... etc.. no se deberían utilizar como excusas de nada...hay que estar entrenado físicamente para soportar el esfuerzo y psicológicamente para gestionar los momentos malos lo mejor posible, porque los momentos buenos amigo... esos los gestiona bien todo el mundo... ahí está la diferencia...

Allen, antes de ganar sus seis Hawaii... tuvo que andar por la Queen K. y ver como D.Scott le adelantaba... más tarde vino la Ironwar... y Allen reinó.

Espero que te vaya muy bien, y sobre todo que disfrutes de tu aventura, es tuya, no lo olvides, de nadie más.

Un abrazo.
p.d: la siguiente...? algo hay... y por qué no?

Dani dijo...

Enhorabuena, eres un maquina