miércoles, 23 de noviembre de 2011

Algunos presagios buenos...

¡¡GRANDE MIKEL, GRANDE!!

La nota de prensa díce:

Foto: Mikel Aldea, a la izquierda de la imagen.

" El Velódromo del Estadio Municipal de “El Olivo” de Coslada fue el escenario elegido para la celebración del Campeonato de España de Ciclismo para Sordos 2011, que tuvo lugar en la fría mañana del pasado domingo, 6 de noviembre.

Campeón de España Marco Antonio A R de Madrid, Subcampeón Mikel Aldea del Urbiko Triatloi Taldea de Basauri (Bizkaia) y Tercero Carlos de Motril (Granada)".

-----------------------------------------
La nota de prensa de mi cabeza prensada, dice algo más:

Casi no me acuerdo ya de aquel...

... murciano, murciano de Murcia, vestido con el chándal del Urbiko, compitiendo en el duatlón de Arrigorriaga, subido al podium, y recibiendo el trofeo como 2º Veterano... era abril de 2010.


Y sin embargo, recuerdo con nitidez a los compañeros aplaudiendo mientras recibía aquella estatuilla de piedra tallada, sus caras de satisfacción... ellos que no habían podido competir, ellos que hicieron posible como cada año, que los demás nos pusiésemos un dorsal. Eso si que lo recuerdo bien.

Y recuerdo con especial cariño a Mikel y su mirada ilusionada y, aunque me avergüence un poco al decirlo, de admiración hacia éste murciano cansino.

Bajé del podium y me fui a su lado. Mikel tiene eso que llamamos "una discapacidad", no puede oír.
Y yo... yo no conozco aún el lenguaje de signos, pero es curioso, ni mi discapacidad ni la suya, nos impide hablarnos, comunicarnos, reírnos y entendernos con total normalidad.


Y yo, que le hablaba de suspiros...

Mikel me dijo algo que no olvidaré nunca y que sinceramente, creo que fue un punto de inflexión determinante en lo que sucedió más tarde; me preguntó si no veía la posibilidad de ir a Hawaii alguna vez... tal pregunta, ya me la habían hecho muchas veces... incluso yo, en más de una ocasión, pero duraba en mi cabeza lo que dura un suspiro...

Cuando Mikel me lo preguntó, con esos ojos abiertos como platos y sonriendo, le contesté que no... que era casi imposible, y más para mí... pero pasaron algunos segundos, minutos, horas, días.... y el suspiro seguía ahí, revoloteando dentro de mi cabeza.

(Al mes siguiente lo intenté en Lanzarote, y allí el suspiro se convirtió en un leve y tibio beso en la mejilla, y éste en un abrazo apretao con chillío incluido en Alemania, dos meses más tarde. Y finalmente, el suspiro se hizo sueño, de los que se viven y respiran, en octubre de ése año).

Quizás no fuese más que la naturalidad y sinceridad con la que Mikel me preguntó aquello, alguien que me conoce poco, pero que ya creía en mí más que yo mismo... quizás no fuese, ni más ni menos que un buen presagio, un presagio bueno.

Y te hablo de él, de Mikel Aldea, y con poca cosa, lo digo todo.
Mikel no es sencillamente un triatleta, un ciclista, un buen deportista y compañero, sano de mente y corazón, es... sin más, buena gente... vamos, lo que viene a ser... un tío grande.

Foto: Acompañando a Rosa Romero, en la Maratón de Bilbao. Festak.com

Hacía mucho tiempo ya, que me apetecía mostrar a todos, a mi compañero, a mi amigo.
A alguien que es el ejemplo más claro y evidente de lo que siempre me esfuerzo en hacer ver, en la fuerza que tiene la ilusión, la determinación y la convicción de que si uno quiere ser, hacer o pensar como le da la gana, no hay nada en éste mundo que se lo impida.

Saber que un amigo es feliz porque consigue alcanzar sus retos, sus objetivos, sus sueños, me hace sentir bien por dentro.

Si el amigo, además es compañero de equipo y compartimos algunas de esas ilusiones, me siento aún mejor.

Si el amigo, además es compañero y se llama Mikel, permítanme los demás, que además de felicidad, sienta orgullo y gratitud, por dejarme ser amigo suyo.

Mi admiración viene desde hace tiempo ya, pero ahora, si cabe, la siento aún más. Mikel, no se te ocurra cambiar jamás y hazme el favor... sigue preguntándome cosas, cosas buenas.
Foto: Festak.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin palabras...Muy bonito lo que escribes hacerca de Mikel al cual conozco poco pero me parece un tio genial.
Saludos Endika

AMABIKILA dijo...

Gracias por hacer que los del equipo te sintamos tan cerquita!!!
Tenemos la suerte de contar con muchos "tíos grandes" en el Urbiko.