martes, 7 de julio de 2015

La sonrisa no tiene que ver con el dolor de piernas.

MEDIA MARATÓN DE MONTAÑA DE CALAR ALTO.

Esta fue, mi carrera de correr corriendo con zapatillas de correr en la Media Maratón de Montaña de Calar Alto (la más alta de España¡¡¡ que suena mejor y parece mucho más de lo que es).

Contar crónica... como que no.

Yo sé que nadie lo dice, pero yo sí: He ido a disfrutar.
Lo que sucede es que no acabo de entender cómo se hace eso cuando tienes 21, 42, 80 o 100 kms por delante, o un medio ironman o dos seguidos el mismo día...

Obviamente niño... si no cobro ni gano nada y encima pago por correr, si voy, voy porque de alguna manera disfruto. Es tal la obviedad, que anunciar previamente tus intenciones de disfrutar, dudo que siempre sea para avisar del "fiestón" que te vas a pegar.

No usemos la frase de "voy a disfrutar" como la de: "esta me la tomo como un entrenamiento..", que no cuela.
Que eso rara vez no lleva escrito por la cara B, la idea de que "no creas menos en mí si no me va bien hoy...", que quiero seguir teniéndote como fan.

A eso, de toda la vida se le ha llamado curarse en salud. Y en mi opinión, demuestra que desde que te ves en la necesidad de decirlo, no estás disfrutando en absoluto de lo que vas a hacer. Piénsalo.

Llegué con amigos, corrí con ellos y me tomé una cerveza en meta con ellos también. Eso es el disfrute. Compartir. El resto es gusto por el sufrimiento, porque si piso el acelerador sufro por intensidad y si me lo tomo tranquilo, más tiempo estoy dándole a las patucas y entonces sufro por cantidad.
Y encantado de la vida, repito.

Pero es que la sonrisa no tiene nada que ver con el dolor de piernas.


Era la 5ª edición de esta prueba. La más alta de España, con salida y llegada a 2.160 mts de altitud.
El año pasado fui varias veces a la zona preparando la CCC del Mont Blanc... cosa que luego resulto más que insuficiente en los Alpes.


También conozco la zona porque era (y volverá a serlo en breve) mi lugar preferido para preparar pruebas de triatlón de larga distancia y ciclismo. Embrunman, Titán, Cabo de Gata e incluso Lanzarote han sido objetivos a los que les he metido muchos de los puertos que hay en la zona del observatorio germano-español.


La prueba bien organizada, muchos efectivos durante el recorrido. El recorrido, para mí, bastante soso. Hace un año no lo habría dicho, pero ahora, tras varios trails completados, esta prueba no hay donde encajarla, porque ni es técnica, ni es lenta, pero tampoco es llana y hay que caminar varias veces durante el último cortafuegos.

Sin crónica, eh?...


Se sale bajando. Tengo un ultratrail en dos semanas y he pensado en no meterme entre los primeros al principio... aunque mucho más tarde..., en el km 1, he visto que ni intentándolo  lo habría conseguido.

Km 1 en 3'12" (yo no corro a 3'12"... Válgame el Señor¡¡¡¡ que quede claro. Pero era bajada y para ir dos segundos más rápido que eso, habría tenido que lanzarme en plancha y rebozarme dando vueltas monte abajo. La idea no me ha hecho gracia).


Ahora soy un tío anodino.

Lo curioso es que se me pasó por la cabeza lo que decía Perico, lo del caracter anodino, vamos... estar pero aparentar que no estas porque vas mezclado entre la multitud.
 Pues oye, queriendo o sin querer, algo anodino si que fuí, moviéndome entre el puesto 20 y 30 al principio y luego resulta que eso ha dado su fruto, esperando precisamente que los otros frutos maduraran.

Tercero ha sido el puesto final, y no puedo decir que esté satisfecho... ¿Por qué? pues porque el hecho de que entren solo dos delante de tí está cojonudo si te gusta competir, pero que hayan sorteado luego nosecuantos jamones y no haber pillado ni uno... más que insatisfacción, provoca desazón.

Alejandro Albacete, primero y Raúl Ferra segundo me han precedido. Inalcanzables desde el primer metro.
Un radar para controlarles la velocidad no habría estado mal... fijo que les quitan tres o cuatro puntos en el carnet a cada uno...

Tras cruzar meta, me di la vuelta y deshice camino corriendo a la contra. Me encontraba relativamente bien y quería hacer algo más de tiempo pensando en S.Nevada. Además, había dos atletas más del grupo que preparo y quería ver como iban además de animarles.

Digamos que pude ver la carrera y la cara a todos los participantes, incluidos Alejandro y Raúl, y oye, vi muchas caras de satisfacción... en la salida y en la llegada. Pero mientras tanto, y sin dudar ni un segundo de que todos sufrían encantados de la vida y por libre elección, no acabe de ver eso del disfrute sin más, por ningún lado.

Venga... vale, ya que estoy hago la crónica:
Se mete el pollo en el horno. Se cierra la puerta. Se abre y se saca el pollo.
Listo.

No hay comentarios: