miércoles, 19 de noviembre de 2008

The Chronicles of Món.





Comienza aquí, el resumen deportivo de la temporada 2008, las entregas se harán por separado, y la continuidad de las crónicas en un futuro, se hará en base a mi ánimo y a vuestra resistencia... ayer se lo dije a un amigo: “Que Dios os coja confesados”.





LAS CRÓNICAS DE MÓN.
EPISODIO I.



Año 2008 de nuestra era…era la una y yo sin comer…

…tras tres largos meses acumulando distancias intergalàcticas a nado, en bicicleta y corriendo, y con tres incursiones en sendos planetas atléticos (Medias Maratones de Cuevas del Almanzora, Almería y Torrevieja), llegó el momento de la verdad, el comienzo de la batalla primera y que me habría de llevar a otras no menos duras, no menos sufridas.

Planeta Arinaga, Gran Canaria. Marzo 2008 . Batalla: DOBLE OLÍMPICO.

Tras aparcar la nave interestelar en doble fila, me dispuse a reconocer el campo de batalla. El planeta Arinaga es hostil, árido y ventoso, para mi seguridad lo recorrí camuflado y disfrazado con gafas de sol , traje de etiqueta y seis kilos de piedras en los bolsillos, advierto que esto no es broma, tras vaciar los bidones de agua de la bici, los rellené inmediatamente de arena y grava, así el viento no me tiraría, así nadie me reconocería.
El día de la batalla, los sufrimientos llegaron desde el principio, y todos luchamos sin cuartel hasta salir del agua, hasta terminar el ciclismo, hasta parar de correr a pie, todos luchamos si…pero unidos contra los elementos y sobre todo contra los nativos, los mal llamados organizadores de la batalla, contra su dejadez, contra su falta de interés, contra su despreocupación hacia nosotros y todavía hoy, contra su falta de honestidad, pues siguen sin reconocer que se equivocaron.








Los supuestos jueces de nuestro buen o mal hacer, los que debían velar por nuestra seguridad, contemplaron impasibles como unos nadaban hacia donde no debían, las rocas; otros nadaban más o menos de lo que debían, otros luchaban contra el oleaje confiando en no marearse, en no tener calambres musculares, en no desfallecer; más tarde, ya inmersos en la pelea ciclista, confiaron el control de cruces peligrosos y aptos para el equívoco a inexpertos a los que más tarde, ellos mismos, no dudaron en acusar como únicos culpables.


Tras tres años de lucha en el mismo lugar, la zona de carrera a pie, seguía, sigue y seguirá siendo un juego de la play donde corres esquivando a los que adelantas, a los que te adelantan, a los que vienen, a los que adelantan a los que vienen, al que pasea por allí, al niño del patinete, al tio con la caña de pescar y la lombriz colgando (en el anzuelo), a la anciana que se atraviesa porque no sabe, al capullo que se atraviesa porque quiere…

Ser finisher en el Planeta Arinaga poco tiene que ver con el triatlón como guerra.
A vosotros, insensatos que volveréis o acudís por primera vez, que la suerte os acompañe, por que nadie más lo hará.

Fin del Episodio I.
Ah¡¡, se me olvidaba, ¿quién, yo? 30º final, y vivo.


continuará…

4 comentarios:

Cristobal Diaz Navarro. dijo...

Uf que mal lo de Arinaga no? por cierto me podrias decir como organizaste el viaje y por cuanto te salio? (hazlo por un privado si quieres a mi me da igual) no creo que vaya pero si sale bien me lo pensaria si encuentro buenas opciones, un saludo.

ramón dijo...

Hola Cristobal, .... y todavía tienes ganas de ir????..jajaj
ahora en serio, no debo hacer mala publicidad, sólo contar como lo ví y lo viví yo, que no tiene por que ser igual para todos.
Las siete veces que he volado ya las islas, las he hecho desde Madrid, más que nada porque a Lanzarote, desde Alicante y Sevilla,no hay vuelos directos y a mi lo de hacer escalas me dá tirria, (el año pasado un amigo debutaba en LZ, se fue desde Sevilla y a doce horas para la salida todavía no le había llegado la bici), y aunque a G.Canaria sí los hay, siempre me ha salido más rentable salir desde Barajas.
En cuanto mire lo de los precios y demás, te lo digo. Si te comento que es una pasta gansa para la prueba que haces, el sitio es "tan" bonito como Campohermoso, ya me entiendes, invernaderos, molinos eólicos a montón y parte del recorrido en bici por un polígono industrial.

Llegar es fácil, desde el aeropuerto, te alquilas un coche y en 10 minutos estás en Arinaga, vamos, al lado. El hotel está en Vecindario, también muy cerca, es el que la organización pone, está bien, y se portan bien con los triatletas en cuanto a dejarte entrar con la bici y las comidas, entre otras cosas.
En fin, te paso luego un privado con precios y tal.
saludos.

Pedro Mª - pmcampoy@gmail.es dijo...

¿Es que no le pusiste manillar de cabra a la spezialiced? como la veo con el acople normal, un abrazo.

ramón dijo...

Hola Pedro, lo del manillar es por lo siguiente: tanto Arinaga, Arrigorriaga y Lanzarote, las tres pruebas que hice de marzo a mayo, tenían puertos, cortos, pero algunos durillos, vengo del ciclismo como sabes y me adapto mejor a las manetas de los frenos.
Por otro lado, la altura del manillar no cambia si no quieres, por lo que el acoplamiento y aerodinámica, son los mismos. Otra cosa es que sea un manillar menos aero, pero ya me dirás cuantos segundos gano si lo llevo o cuantos pierdo si voy incómodo con él.
El acople es un hed, de los que se levantan los apoyabrazos.

Ala, toma ladrillo Pedrico, por preguntar....jajajaj

un abrazo