viernes, 19 de junio de 2009

Un tupperware, por favor.


Faltan poco más de tres semanas para estar de nuevo en la salida de lo que yo llamo a veces: el bicho.
El bicho me espera el 12 de julio en Roth, con 226 dientes (kilómetros), con los que devorarme en un solo día bajo el cielo alemán.
Después de tantos ya hechos, si consigo terminar éste, tendré las dos manitas, y después de tantos intentos de explicar motivos e intenciones, al final puede que la única y básica razón sea esa…¿a ver quién devora a quién?.

Metidos en las últimas semanas, siempre es lo mismo, aparece el taper, como le llamamos aquí, nada que ver con el otro taper o tupperware de plástico donde llevamos alimentos…nada que ver? o sí…todo depende de cuanto lo llenes.

El taper o puesta a punto, es la fase donde se supone, uno entrena menos y algo más intenso, y donde las cargas van decreciendo para llegar al día clave en el mejor estado posible, tanto físico como anímico.
Es un error muy común, tratar a estas semanas como las fáciles, pues se suele pensar sólo en el aspecto físico y lógicamente, uno piensa que cada vez va a entrenar menos, y eso, resulta agradable, y más cuanto más dura haya sido la preparación.
He ido recopilando poco a poco, algunos términos dichos por otros, que explican mucho mejor de lo que yo lo haría, que es esto del taper y cual es la mejor manera de llevarlo a cabo. Con el tiempo iré mencionando otros.

Lo más importante lo resumo en dos puntos:
1. el taper es más un arte que una ciencia.
2.el taper depende por completo de la carga de entrenamiento que hayas llevado, por eso, ni se deben hacer siempre igual, ni nadie debería hacer jamás el de otro.

Hay quien empieza la descarga con tres o cuatro semanas de antelación, otros con dos y algunos, solo los últimos días.
Si para hacer un ironman, has entrenado una media de 12 a 15 horas semanales, díme tú, en qué quedará tu entrenamiento, y sobre todo tu forma física, si empiezas el taper tres o cuatro semanas antes, lo más seguro es que llegues tanto de tono muscular como de adaptaciones fisiológicas conseguidas durante meses, más que menguadas, desaparecidas.
O también puede que si solo haces la descarga con una o dos semanas de antelación tras haber entrenado de 25 a 30 horas semanales, no des tiempo a tu cuerpo a asimilar y supercompensar todo ese trabajo.
De una u otra forma, todo se puede ir al traste por no hacer medianamente bien éste periodo, por eso, a veces, nos cuesta entender como nos sale algo tan mal con lo bien que nos sentíamos entrenando, y otras sin embargo, la competición nos dá sensaciones mucho más agradables que todo el entrenamiento realizado.

En mi caso, he ido descubriendo poco a poco, qué me va mejor, y he encontrado que debo llevar un entrenamiento más o menos intenso hasta pocos días antes de la prueba, hacer esto es un riesgo evidente, pero prefiero pasar por ahí, y no por el sufrimiento psicológico que supone, estar tres o cuatro semanas, sintiéndome cada vez más lento y “apaciguado” y sin una mala carrera o entreno duro de verdad, donde liberar toda la ansiedad que ya de por sí se genera esperando al bicho.
Fotos:
Arriba: Taper mal hecho. Ronda.
Abajo: Taper bien hecho. Sueca.

5 comentarios:

Pedro Mª - pmcampoy@gmail.es dijo...

Ramon mandame dame un "Taper Guare" de esos pá mi que lleva el mismo nombre mi bicho¡¡ que poquico nos quedaaaa....

JUAN DE LA TORRE CORVILLO dijo...

Haga como hagas el tapering te deseo lo mejor para tu próximo objetivo, donde estoy seguro que tensaldrá muy bien.

El taper como tu llama al tapering es la puesta a punto de un deportista para una competición importante. Como bien dices debe de ser individual para cada uno porque no todos los organismo reaccionan de la misma manera ante los mismos estímulos, pero tiene una máxima y no es otra que el llegar lo más descansado posible sin haber perdido nada de lo conseguido durante toda la preparaión, tanto físiscamente como psicológicamente. Claro está que hay que bajar volúmenes e intensidades, pero eso no quiere decir que no se puedan meter destellos de los mismos para mantener lo conseguido durante tantos meses de entrenamiento.

Como tu bien dices hay que ser super flexibles, porque al ser un arte hay que adaptarse a la gente y en ocasiones para manter a tope la parte psicológica hay que hacer algún entrene que fisiológicamente no es mu recomendable, pero si eso va a ayudar a llegar más motivado puede que venga bien hacerlo. Pero ojo con estos entrenes porque puede producirse el efecto contrario y que no te salga el entrene como uno quiere, lo que puede conllevar que te estés comiendo la cabeza hasta que llegue la prueba y compruebes realmente como te encuentras

Un fuerte abrazo amigo y mucha, pero que mucha suerte. Algunos te seguiremos a pesar de la distancia

ramón dijo...

Pedro, pero si según veo en tu blog, te estas comiendo hasta el plástico de tu taperware...jajajaj, ná niño, en tres semanicas estamos hablando alemán...

Juan, completas perfectamente todo lo que me ha faltado decir, en resumen, y siempre como opinión personal, pienso que mantener el "coco" activado y motivado es esencial, llegar fresco de piernas sí, pero sobre todo de cabeza, y desde luego, como digo en la entrada, reconozco que apurar hasta el final la preparación lleva implícito un riesgo evidente, que puede derivar en muchos otros, por ejemplo el que tú dices, que uno de esos entrenos de "confirmación" de la forma, no te salga a dos semanas del IM, y te provoque el efecto contrario al que buscabas, pero... al final, también eso es parte del proceso de aprendizaje, también eso te hace conocerte cada vez más. A veces se deben tomar decisiones que no te pide una hoja de papel (plan) si no la cabeza.

Muchísimas gracias por los ánimos, me acordaré de eso y de tus consejos.
Un abrazo.

JUAN DE LA TORRE CORVILLO dijo...

Un abrazo a los dos y mucha suerte

Juan de la Torre

Pablo dijo...

muy muy bien explicado todo, y en las fotos se nota jajaj