viernes, 10 de septiembre de 2010

EL CAZO DE LORENZO.

Ayer fue un día para recordar.

Los días van pasando, y como siempre, lo hacen a la velocidad que les da la gana. Unas veces demasiado lentos, y otras no tanto.

Se acumulan los entrenamientos a mejor ritmo del que podía esperar hace un mes, y lo mejor, es que por ahora los voy asimilando bien.

El escaso rendimiento de hace unas semanas daba a entender que los depósitos estaban ya más que vacíos, pero en realidad, lo que sucedía es que el cuerpo necesitaba descansar un poco. Se le dió descanso y una vez engañado, ya lo tengo otra vez a pleno rendimiento.

Las cosas están cambiando, y lo hacen rápido, tanto física como mentalmente, lo cual es más que bueno pues ya solo faltan poco más de cuatro semanas para Hawaii. Un mes.

Y como le pasa a los días, no sé si quiero que éste mes pase pronto o aminore un poco su marcha.

Monedas de alegría.
Que pase pronto para vivir con intensidad los días en el Pacífico, pero si pudiera, haría el paso de los días más lento, para seguir viviendo momentos como éste, en los que me estoy encontrando con algo tan grande, tan hermoso, que yo, con ése rincón pesimista que tengo a veces, pensaba que no existía, o por lo menos, que no era tan grande.

Posiblemente yo no sea más que un ignorante que se empeña en ver, siempre que puede, el vaso medio lleno... puede que sea así. Pero me parece increíble lo que está sucediendo en dos días y con tan poco reclamo, y no me refiero a las donaciones únicamente... hablo, sobre todo de un sueño que sé que muchas personas tienen, y es que se les está escuchando. Y no podéis ni imaginar, cuanto vale en monedas de alegría, ésa frase.

Y a qué me refiero?, pues a la gente, a mucha gente, mucha gente buena, a la reacción que está teniendo la inciativa o proyecto que pensé, mi mujer ideó, y tantos de vosotros estáis haciendo posible.
Ya llegará el día que dé gracias por la parte que me toca y sobre todo en nombre de Adica.


Ayer fue un día para recordar, un buen día, y no será el mejor, pues otros están por llegar.
Ayer me pasé por el Centro de Atención Temprana de Adica, para conocer de primera mano el trabajo que desarrollan allí unas pocas personas. Cuando salí, lo primero que me vino a la cabeza, fue la pregunta de por qué no lo había hecho antes....
Esta semana ya se acumulan miles de metros en piscina y mar, tiradas a pie de hasta 24 kms, salidas en bici con puertos y más puertos... y siento que nada, absolutamente nada de todo eso, me ha fortalecido tanto como esa visita que hice ayer... lo mío, lo que yo hago, es tan insignificante como yo... y extrañamente, esa idea no me provoca malestar, sino motivación y fe en que si se quiere, siempre se puede hacer algo más.

EL CAZO DE LORENZO.
En Facebook, Adica ha colgado éste video.
Igual, que yo se lo dedique a ellos precisamente, no tiene mucho sentido, pero sí que os animo a que lo veáis.
Posiblemente, el entrenamiento de éste fin de semana, o la competición, o casi cualquier problema que tengáis, os duelan un poco menos.

4 comentarios:

DORI dijo...

MUY CHULO,ESTO NOS PUEDE SERVIR A TODOS.

Morath dijo...

Genial!!! y, como dice Dori seguro que nos toca la fibra sensible a muchos.

Morath dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aristo dijo...

Hola Ramón,si no es mucha molestia me gustaría contactar contigo vía correo,si quieres. También quiero aportar lo poco que pueda a otras personas y no se muy bien como podría hacerlo. Te agradecería una respuesta. Chapó por lo que haces. Gracias.