miércoles, 15 de septiembre de 2010

Un paseo por el Pacífico.

A dos semanas y media de viajar hacia Hawaii, y sabiendo que no soy el más indicado para hablar de un ironman y un lugar que desconozco, si que intentaré comentar algunas de las peculiaridades del Ironman por excelencia, sobre todo, porque sigue siendo mucha más la gente que me conoce y no tiene muy claro qué eso que hago yo... para tener que entrenar tanto…

La prueba.

Los recorridos de cada sector en el Ironman Hawaii, son de lo más sencillo… en cuanto a planteamiento, pues todo es una vuelta.
 
Se nada en línea recta hasta un catamarán, se bordea éste y una boya que abre las líneas de ida y vuelta, y se vuelve hasta el punto de partida.

En Hawaii no está permitido el traje de neopreno, lo cual, para los Michael Phelps como yo… es una desventaja más acusada que entre los buenos nadadores, y que no sirva esto de excusa ni nada parecido, en realidad, éste año que ni siquiera dejarán usar el “traje trampa” (traje de natación con neopreno de grosores mínimos), lo prefiero así, creo que hace más pura la prueba madre.



En fin, malla pantalón y “pecho lobo”, gafas, gorro y al lío.

Creo que habrá cañonazo de salida, creo que incluso himno cantado en directo al más puro estilo americano… supongo que escucharé poco de todo eso. Ya me lo contarán.

El recorrido en bici tampoco parece ser ni de pensar mucho ni de tener demasiada habilidad, excepto por el viento.

Se pedalea por la Queen K, carretera de la costa, con rectas y toboganes largos y cuando llevas 90 kms, la mitad, en Hawi, das la vuelta y regresas por la misma ruta.
 

La maratón tiene pinta de ser complicada, pero no por el recorrido, dos bucles también de ida y vuelta, pero donde aseguran que el calor, la humedad y la tensión de ser parte de semejante prueba, te aplasta como a una hormiga.

Y seguro que hay mil cosas más que ojala pueda relatar y compartir cuando vuelva, pero, aunque parezca mentira, no sé mucho más, no estoy al tanto, ni quiero, de tiempos finales, parciales y otros lastres.

Vuelvo a tener algunas sensaciones que solo tuve la primera vez, unas me provocan nerviosismo, y otras, las que más, una ilusión enorme, de volver a encontrarme con todo lo que supone enfrentarte a esos 226 kms y hacerlo allí.

Si en Alemania que no llevé ni cuentakilómetros, y aún entrenando como nunca, el fin último de cada esfuerzo, de cada hora, de cada paliza, fue siempre fortalecer el espíritu… como voy a obrar de diferente forma para enfrentarme a la madre de todos los ironman.

No miro ni miraré parciales de otros años, ni de mi grupo ni de ningún otro, no me interesa saber qué puedo hacer o qué se me escapa, quiero ser finisher, “solo eso”, quiero mezclarme con la prueba y el momento, con la isla, con sus aguas, con su viento, quiero respirar aquel aire y sufrir aquel calor y humedad durante 226 kms como si fuese la última vez… y quien sabe si no será, entonces, cuando esté en lo cierto.

8 comentarios:

Morath dijo...

...quiero ser finisher, “solo eso”...

Caray, no lo pongas así (me refiero al párrafo completo), que los que no te conocemos podemos pensar que vas a ir allí en plan turista, a pasearte.

¿"Sólo eso"? Bueno, bueno... sin duda, seguro que unos de los objetivos principales es ir a disfrutarlo, vivirlo, empaparte de "la esencia primigenia" de IM y sentir de nuevo esa "primera vez" pero seguro que a ese mismo nivel de objetivos está el "disfrutarlo sufriendo" como nunca para llegar con las reservas a cero patatero :-D

Jejejeje, vamos, que igual que algunos paisajes se disfrutan mejor en buena compañía y con una buena copita de vino en las manos... otros como el de esa isla en ese día se disfrutan mejor "acompañado de tropecientos colgados ironmaníacos" y sintiendo como nunca el picor en las patas :-D

Jejejej, relaja un poco, que vas a romper el ilusionímetro porque estás más ilusionado que los niños cuando se acerca el día de los Reyes Magos... aunque no es para menos ;-)

ramón dijo...

"" las comillas, Rodrigo... las comillas.
"solo eso" no es cualquier cosa, "solo eso" implica pasar las 20 y hasta 25 horas semanales de entreno, "solo eso" me lleva a verme a día de hoy, en la mejor forma física que...posiblemente me vea nunca.
"Solo eso" significa que no quiero dejar ni un segundo de pensar y sentir donde estoy y qué hago, y no perdérmelo por estar pendiente del pulsómetro, el crono y otras historias.
Pero de ahi, a que no quiera ir sobre "la delgada línea" :-D va un mundo, porque desde la categoría infantil, en ciclismo, es la única línea que conozco...
dentro de mis posibilidades y sobre todo limitaciones, no soporto ir despacio, no soporto la idea de llegar a meta pensando que podía haber hecho más, y que me quedan fuerzas por ahí guardadas...
no, no te confundas, que "solo eso" no es cualquier cosa, y alli mucho menos.
Estoy seguro, que al final, hay en Hawaii una cosa que se repite en todos los ironman, y es que llevar un ritmo más lento, más suave o más confortable... como quieras llamarlo, no te asegura que cruzarás la meta.

No le perderé el respeto al ironman como prueba y mucho menos a aquel, los 25 kms a pata que acabo de zamparme son buena muestra de lo que digo...:-D



Un abrazo.

JOSE ANGEL dijo...

tiene pinta de que este lo vas a disfrutar como si fuera el primero,pero con algunilla experiencia mas.¡¡¡mucha suerte¡¡¡
nos vemos.

Morath dijo...

JEjejeje, tranqui, tranqui, que yo nunca lo he puesto en duda porque me incluyo en esos que "no" te conocen en competición ;-)

Genial esa reflexión de que, para qué ir reservando o tranquilo si ni siquiera eso te garantiza terminar. Pues ná, de perdidos al río y a ir todo el rato haciendo equilibrios sobre la línea... sin paracaídas ni ná, que así además se ahorra peso :-D

Madre mía, qué miedito porque, la que vas a liar... o mueres o matas ;-)

stani dijo...

Que bonito es ver cuando un sueño se hace realidad,yo aún confio en tomar un helado con Marta Sánchez algún día de estos.

Ni se te ocurra dejarte allí el más mínimo detalle, que cuando vuelvas quiero un informe globalizado y pormenorizado en mi mesa antes de la 9 de la mañana.... o nueve y media "tólomas"

ramón dijo...

Señor¡¡¡ Sí Señor¡¡¡ a las nueve en punto¡¡¡

Tonino dijo...

Jefeeeeeeeeeeee!!! Cogele una CERVELO para mí, sin que se entere y sal corriendo de la tienda,jejejejeje. Ánimo makina que ya lo tienes cerquita, fué un gusto compartir unos kilómetros contigo en la bici, por cierto se me olvido preguntarte por lo de la posición de la bici, que nos liamos hablar y al final no te lo comenté,jejejeje.
Un saludo.

ramón dijo...

Tonino, ya me fijé, y no te preocupes, ahora mismo, esa es tu postura, en la que estás cómodo. Cambios habrá que hacer, desde luego, pero no a dos semanas de tu batalla, ya que si le cambiamos herraduras y silla de montar al caballo, igual no quiere llevarte...

ánimo que en dos días estás en faena.