martes, 29 de diciembre de 2009

Se llama cuento, y lo llamo: "Sigo sin saber cómo decirte..."

Quizás sea esta una de las mejores oportunidades que tenga para explicar el porqué de muchas cosas. Cierto es que en Navidad, es cuando más corazones se abren para dar paso a las buenas intenciones, augurios y deseos.
Haced uso de ellos, y prestad un poco de atención, pues de las siguientes líneas, sale todo lo que espero y deseo para el próximo año y todos los que quieran venir detrás.

2006. Es mayo en Lanzarote.

“Es imposible acercarme… demasiada gente le rodea desde nada más terminar la ceremonia.

Salgo del salón corriendo.. tengo que coger la cámara de fotos que está en el coche y volver antes de que se vaya;
ya de vuelta, desciendo por la escalera del jardín, miro abajo y lo veo, está ahí, en su silla, esperando…
..me pregunto cómo haré para hablarle y me pregunto también qué le diré.

Estoy a pocos metros y … nervioso; sus amigos hablan formando un corrillo a su lado, y él está solo…solo y esperando.

Me ha visto bajar los escalones, se ha dado cuenta de que no dejo de mirarle, sabe que le voy a decir algo y sabe también que no sé qué decirle.

Por eso, me sonríe y en inglés, me saluda…¡hi!..dice…
Le doy la mano y le digo todo lo que me importa, todo lo que le admiro y agradezco, todo lo que me hace sentir, le digo todo y al mismo tiempo siento como si de mi boca no saliera palabra alguna.

Él sigue sonriendo y, mientras estrecha mi mano con firmeza, observo sus ojos… están iluminados, están llenos de felicidad y de una hermosa sencillez… me da las gracias, su -thank you- si que suena… no como mis palabras.

Acabo de dejarlo al pie de la escalera, me alejo, miro atrás y veo que los amigos de Marc ya lo suben, otros cargan con la silla…acabo de dejarlo y aún estoy temblando, sigo sin decir nada, sin pensar nada… solo sé que ya no puedo estar triste.
Llego despacio a la mesa, me siento, y dejo sobre ella la cámara de fotos.”

4 comentarios:

El Lay. dijo...

Que buena entradas haces colega, haces que el coco te de vueltas, jajajaja.
Saludos amigo desde Sevilla.

Anónimo dijo...

Bonito cuento.
Por cierto, he conocido a Paco y es muy mono. Además, tiene cara de buena persona, así que supongo que si en algún viaje te ves comprometido porque te ponen alguna multa o similar, con su tierna carita hará que te la quiten.
Macu.

Antonio Luis L. Soler dijo...

Logrado amigo, logrado.

JOSE ANGEL dijo...

Pero que pasa Ramon,¿te has quedado sin fuerzas para escribir despues de tanta competicion?,no lo creo,empieza el año y empezamos de nuevo,ya se hechan de menos estas reflexiones tuyas que tanto nos dan por pensar ¡¡adelante¡¡