miércoles, 2 de junio de 2010

La vuelta a la isla bonita. 180 kms.

IM LANZAROTE. (IV) CICLISMO.

“Ni un kilómetro de pedaleo y no paro de repetirme la primera y casi única regla a respetar en éste ironman, si quiero que salga bien: …-tranquilo Ramón, tranquilo… que esto todavía no ha empezado y te queda todo un día por delante…-


Me desespero cada vez que decido meter plato pequeño, cosa que hago en cada repecho, y la gente me adelanta… me desespero cuando dejo de pedalear cuando paso los 50 kms/h en las bajadas… no estoy acostumbrado a esto durante los primeros 60 kms, pero esta es la apuesta este año y tengo que aguantarme. Otra cosa, sería caer en el mismo error de siempre.

Paso Famara, dentro de nada estoy a mitad del ciclismo y a punto de empezar a subir montañas en el norte de la isla. Adelanto a un paisano, Cantero, le animo, pero veo que no le hace falta, va tranquilo y sabe lo que tiene que hacer (este no necesita 6 ironman para aprender…).
No voy cómodo nunca, las piernas me piden “leña”, pero la cabeza me “ata corto”.
Subo los miradores mejor que nunca, me ha subido el pulso y la mecánica interna va como la seda, empiezo a pensar que el planteamiento hasta puede resultar bueno…

Cojo el avituallamiento personal, y a diferencia de otros años, pongo pie a tierra para hacerlo.
Pierdo menos tiempo que lanzándome como otros años curveando con la bolsa al cuello, a una mano y sin poder arrancar bien tras cada curva.

Bajando el Mirador del Río en una curva a derechas, me doy el susto del día, aún no he domado a la bestia esta de la Cervélo y casi llego abajo antes de tiempo. Llevo masticando un minibocadillo desde hace 10 minutos… pero lo he tragado de una…

Llega la zona “fácil” del ironman, carretera llana y con aire a favor, 30’ o 40’ que de fácil no tienen nada, el cansancio se empieza a notar y hay que empezar a tirar de coco… llevo 120 kms y empieza el ironman.


Del 150 al 180 es cuando mejor voy, me dicen que voy el 126º de todos, pero me motiva más pensar que he acertado con el plan, me alegra recordar la rabia que he pasado durante los primeros kilómetros cuando todos me pasaban…y el plato grande me miraba muerto de aburrimiento.
Han marcado mal los kilómetros, la gente va preguntando asustada, pero yo voy tranquilo, sé que están mal… de algo me tienen que servir tantos viajes a la isla.
Al final, llego en 5h28’ a la T2, cosa que no esperaba y menos “abusando” tanto del 39.
Antes, en el 160 aprox. adelanto a Jesús Sánchez a la altura de San Bartolomé, lo noto cabizbajo y algo desesperado, es la primera vez que corre aquí, le digo que no se preocupe, que en ése punto, todos vamos igual, la carrera se hace tediosa y todo empieza a pesar.
Luego vuelve a pasarme, parece ir mejor, justo cuando el sector de ciclismo termina realmente, en el 165, el resto es para abajo, son 15 que no cuentan.

Se hacen viendo ya el Puerto del Carmen, la cabeza empieza a pensar en correr, la bici se acaba y hay que tranquilizarse, por mucho que le tires ya aquí, la mejora va a ser ínfima, es mejor estirar un poco, comer y tomar aire. La bici se acaba. Ahora toca sufrir de verdad y saber disfrutar haciéndolo. La verdad es que eso lo pienso ahora, cuando entro en Pto del Carmen, no pienso en nada, me vuelvo un autómata que hace todo por pura inercia.


Justo en el 165, paro a vaciar la vejiga, hacerlo desde la bici y en marcha lo dejo para cuando me juegue el primer puesto con Eneko…”

2 comentarios:

JOSE ANGEL dijo...

Bueno veo que habra que abusar del 39,porque si tu siendo tu lo haces,pues yo siendo yo...crees que ire bien con el 53-39? y un 12-25?.
Cuando lo cuentas parece tan sencillo y tan bonito que hasta me veo haciendolo,buufff los nervios estan aqui ya...

ramón dijo...

Venga hombre, si ya lo tienes medio hecho, lo del domingo de Niza es puro trámite...:-)

Ahora sin bromas, no te preocupes y lidia los nervios que es normal que los tengas, pero no sufras que estás preparado, seguro.
Ese desarrollo, yo lo veo bien, no necesitas más.