jueves, 10 de junio de 2010

Prisas por terminar.

Naces, vives y mueres, hombre de hierro...


"Está amaneciendo, has comenzado a vivir, lanzándote al agua y solo te preocupas de deslizar, las fuerzas que la juventud te ofrece, te sobran; jugar se antepone a todo, no hay obstáculos.

Vas creciendo y la mayor parte de tu existencia y esa madurez, tienen de todo lo imaginable, bueno o malo... difíciles subidas, alegres bajadas, alguna caída y numerosos pinchazos, pero tienes un camino por delante al que te ciñes, y te empecinas en terminarlo pedaleando fuerte, a veces demasiado, para llegar cuanto antes al último tercio de tu existencia, a la maratón, a la vejez, al final… qué paradoja… tantas prisas por terminar.

La maratón es esa vejez que se hace siempre en fatiga, feliz, pero en fatiga.

Ese irremediable descenso de las fuerzas que notas, tan natural como hermoso, pues hasta ahí has llegado… que no es poco.

Llegar a la meta, es llegar al final, y solo sientes que tu vida ha valido la pena, si has luchado por llegar haciendo todo lo posible por los tuyos, y luego por tí.

Y si no ha sido así, como es mi caso, ésta prueba se convierte en el agua fresca con la que uno se quiere refrescar la cara, lavar y soltar penas, o quién sabe si no es en un tormento sin fin donde repetir cada dos por tres, ése nacer, vivir y morir en cada ironman, se llega a convertir casi en un paso por el purgatorio, donde aliviar culpas, de no ser como quisieras, o simplemente, de querer que te quieran.

A veces pienso, que hacer una y otra vez esta locura, es como revivir la felicidad, de ver que has muerto hace poco, y ya te quieres tirar otra vez al agua.

Evidentemente, no soy nada, nada más que la suma de todo y todos los que me rodean, pero sin eso, no soy nada…

...-¿un hombre de hierro, dices?- No, eso es lo último que quiero ser.
Entenderás por qué si te digo, que si no soy más que eso, un hombre de hierro, me quedaré solo y sentiré seguramente una infinita tristeza, una vez que la maratón, por fin, termine”.

Próxima estación… 1 de agosto, parada en Regensburg (Alemania)…y sí, otro ironman.

3 comentarios:

Furacán dijo...

Me ha encantado esa comparación que haces del IM con la vida. Me gusta tu manera de entender el deporte.

Saludos!

Pedro Mª - pmcampoy@gmail.es dijo...

Cabronazo y yo que me pensaba que nos ibamos a dar de codazos en el canal en Roth! Anda que... Ya te vi el otro día concentrado. Un abrazo torpedo.

yak the ripper dijo...

va a ser todo un placer para un tierno novatillo deleitarse con la presencia de Jesús y la tuya en Regensburg...


Vais a escribir con letras mayúsculas parte de vuestra biografía en esa carrera