martes, 22 de junio de 2010

Tres bolsas... y una vida. Doloroso placer.

Una para nacer, otra para vivir y otra para... sobrevivir.

Con los dientes largos…

Supongo que la explicación de ésta metáfora debe ser algo así como que te quedas con los dientes largos porque te gustaría clavárselos a algo (o a alguien…)… y no puedes.

Esta semana, estoy así, con los dientes largos. Por primera vez me encuentro en la situación de estar en la semana previa de un ironman, Niza, al que no voy, pero con algunas sensaciones parecidas a si lo hiciera.


Esto se debe a que el domingo, van a estar en la salida, dos amigos que debutan en la distancia y con los que he vivido, de manera distinta en cada caso, los últimos meses de preparación.

En un caso ha sido un contacto ocasional, pero suficiente para darme cuenta el tipo de ilusión empleada para llegar a la cita, eso es lo que más envidio y lo que más me esfuerzo por mantener… la ilusión de la primera vez, la ilusión por divertirme y no dejar que otras cosas como los tiempos, marcas y slots, perturben esa felicidad. Sigo pensando que esa es la clave. (Jose Angel, disfruta cada segundo, no lo olvides; aparte de un dolor descomunal de piernas y el mayor de los vacíos imaginables, es lo que te quedará, la ilusión que hayas empleado).

El otro caso lo estoy viviendo de primera mano, involucrado directamente en su esfuerzo diario, y por supuesto, en esa mezcla de duda y determinación que inevitablemente te llena, sobre todo esta primera vez. (Pepe, ha sido un placer verte sufrir…, sobre todo, comprobar la resistencia de tus tímpanos en alguna que otra salida a día completo, de bici…).

Siento cierto nerviosismo, curiosamente ante un ironman al que no voy, pero en el que, en cierta manera, estaré.
Me lo tomo como algo personal, pero no ya por echar un cable en el entreno o en los consejos, sino por la amistad que tengo con ellos.

Me dais envidia, de verdad. Es muy posible que repitáis más adelante, en Niza u otro, pero ya nunca será el primero. Vivid cada segundo como si fuese el último, respirad hondo antes de meteros al mar, esa brisa ya nunca olerá igual. No os preocupéis por los nervios, son buenos si sabes manejarlos, al fin y al cabo, tenerlos, demuestra el interés, la importancia y la ilusión con la que quieres cumplir tu sueño.
Foto: Minutos previos a la salida del IM LZ 2010.

Tened presente que no hay tanta gente que pueda hacer lo que vosotros, ni vivir las sensaciones que estáis viviendo vosotros… pocas ideas pueden motivar más que esa. Sois afortunados.

Como hicieron conmigo… no os deseo suerte, deseo que no tengáis mala suerte, y consigáis sufrir ése último kilómetro, ése doloroso placer.
Foto: Últimos dos kms del IM LZ 2010.

4 comentarios:

JOSE ANGEL dijo...

Por mi parte como siempre agradecido,y por otra arrepentido de no haber podido contar al 100% contigo,pero ten claro que cruzare esa meta y que gran parte de esa victoria sera culpa tuya.

ramón dijo...

Pos sí hombre¡¡¡ no me faltaba na más que eso ahora.. no te digo.. que tenga yo la culpa de tu locura...
andaaaaaaa... tira pa Francia y tortúrate tú solico, que tu solico lo decidiste, tu solico lo has entrenado y tú solico has amontonado dia tras dia la ilusión.

Disfruta y cúlpate de ese disfrute máquina¡¡¡... a mi no me metas..:-)

JOSE ANGEL dijo...

Jajajaj,recuerda que todo empezo en Doñana.....

ramón dijo...

Acabo de darme cuenta que, ojeando el blog del amigo Talín, que hace pocas fechas ganó el mejor ironman que se puede ganar, ser papi, resulta que he titulado la entrada casi igual que una suya hace pocos días.
Tres cosas y una vida... lo titula él, aludiendo a ser padre, a escribir un libro y a plantar un árbol.... vamos, lo mismico que yo...:-), que yo, árboles sí que planto, que hablo tanto que no habría madera en el mundo mundial para sacar papel donde poner mis charlatadas..y lo otro, en fin...

Nada tiene que ver ni mi entrada ni el título eh? Bernardino, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Ale, aclaración hecha, para el que quiera oirla.

saludos.